LA GUERRA CIVIL

En julio de 1936, a raíz de un golpe de estado militar, estalla en España la Guerra Civil dividiendo al país en dos frentes. Petrer, al igual que muchos municipios españoles, se posicionó a favor del gobierno legítimo de la II República. Poco a poco, el bando sublevado fue ganando terreno a través de costosas y cruentas batallas que se iban sucediendo y acercaban el frente a la costa mediterránea.

Durante el transcurso de la guerra los bombardeos dirigidos a objetivos militares y también civiles fueron intensificándose sobre la zona de la costa levantina, controlada por el gobierno republicano. Para protegerse de estos ataques, se creó en cada municipio el Comité Local para la Defensa Pasiva. En Petrer, se formó el Comité en 1938, y estuvo formado por el alcalde, Rosendo García, Emilio Díez, técnico municipal; Antonio Payá, médico; José Poveda, especialista en gases de guerra, y Ramón Congost, militar retirado.

Entre las consignas que desde el Gobierno Civil se mandaban, estaba la de pedir a la población que se entregara a la construcción de refugios antiaéreos, construyéndose varios como los existentes en la plaza de Baix, calle Major y el de grandes dimensiones para proteger a los trabajadores de la llamada Ciudad Sin Ley, una zona industrial donde se fabricaba y reparaba armamento ubicada en las inmediaciones del núcleo urbano de Petrer.

LA DEFENSA DURANTE LA GUERRA CIVIL

También se instaló un puesto de cañón antiaéreo en la zona de El Altico para controlar los vuelos de la aviación enemiga -y sus bombardeos- así como las vías de comunicación terrestres, lo que nos indica la preocupación por proteger tanto a la población como a la industria que se desarrollaba en estos años. Se excavó en la parte superior de la colina una pequeña sala como depósito de munición, y por una escalera estrecha se accede a la posición del cañón antiaéreo, formada por una pequeña estancia circular y descubierta. Actualmente todavía se pueden observar los remaches y marcas en donde se anclaba el arma que sería un cañón automático modelo Oerlikon de 20 mm de fabricación suiza.

LA FABRICACIÓN DE ARMAS Y PERTRECHOS MILITARES

Antes de la guerra Petrer y Elda ya contaban con una importante actividad económica basada en el calzado, con fábricas, talleres y operarios especializados, que unido a estar en una zona de retaguardia fue determinante para elegir este enclave para desplazar las fábricas de armamento que estaban en peligro de caer en manos del enemigo. En Petrer, en el espacio industrial conocido como Ciudad Sin Ley y otras fábricas próximas, se instalaron las fábricas nº 11, 16 y 22 dedicadas a la producción y reparación de pistolas, fusiles, ametralladoras, así como munición de diferentes calibres para artillería. También pertrechos militares como botas, para abastecer al ejército.

Este lugar era prácticamente una unidad autónoma con respecto a la población, pues disponía de un economato al cual llegaban suministros para los trabajadores que no eran distribuidos entre la población. El acceso de los obreros a esta zona industrial estaba controlado por un retén de guardia.

En la actualidad la Ciudad Sin Ley apenas ha cambiado su aspecto desde aquellos años, conservándose los barracones, los talleres, el refugio antiaéreo y varios letreros en las fachadas de los edificios que recuerdan su actividad durante la Guerra Civil.

FINCA EL POBLET – POSICIÓN YUSTE

En los últimos meses de la Guerra Civil el continuo avance de las tropas franquistas hacia el Mediterráneo motivó al gobierno presidido por Juan Negrín, que tenía su sede en Valencia, a trasladarse a otro lugar más seguro, eligiendo la finca El Poblet como nueva sede.

En esta residencia, nombrada en clave como Posición Yuste, se tomaron una serie de decisiones que marcaron el desarrollo de la contienda, y tan solo se mantuvo diez días debido a que un golpe de estado en la zona republicana, encabezado por el coronel Casado, obligó al gobierno y a los dirigentes del partido comunista que se habían establecido en la llamada Posición Dakar (unos chalés situados a las afueras de Elda y Petrer), a marchar al exilio desde el aeródromo emplazado en El Mañar (Monóvar).

Por ello Petrer es recordado como el último emplazamiento del gobierno republicano en España.

Un poco de historia

Juan Negrín - Presidente de la II República

"Fue en España donde los hombres aprendieron, que es posible tener razón... y aún así, sufrir una derrota "

Contacto Petrer

Dirección AMFI

SE PUEDE IR DIRECTAMENTE A LA OFICINA DEL PARKING DEL MERCADO CENTRAL DE ELDA. (gestionado por amfi)

Organizado por:

Translate »